martes, 13 de febrero de 2018

Socialmente inaceptable


Últimamente he estado reflexionando sobre las cosas normales, biológicas y necesarias del cuerpo que nos las venden como algo horripilante y nos hacen sentir sucias y desagradables si las exponemos al público. Vayamos al grano: todas nos tiramos pedos, ¿verdad? ¿O soy la única "rarita"? Yo creo que no, es más, todas nos tiramos pedos de todas las clases: sonoros, secos, pedo-bufa, silenciosos pero matadores, y puede que hasta alguna indeseable pedorruta se le ha escapado a alguna por accidente... Los hombres se tiran pedos y se ríen entre ellos ante la ocurrencia, al igual que con los eructos, hacen hasta concursos del más ruidoso o el más largo, parece que forma parte del ser macho y está completamente perdonado y respetado, es más, llega a ser hasta alabado; sin embargo, nosotras, si nos tiramos un pedo o eructamos por accidente ya somos unas marranas, poco femeninas, asquerosas y puercas, no quiero ni imaginarme qué pasa si lo hacemos adrede, o bueno si, puedes tener la suerte de ser Penélope Cruz y por beberte una Pepsi (¿o era Coca-cola?) y eructar en el anuncio publicitario, convertirte en trendic topic (que no es tremend topic) y cobrar una millonada. Así sí. Si eres Penélope y eructas es sexy, si eres Pepi la del cuarto y te tiras un pedo cuando te agachas a coger la bolsa de la compra, eres motivo de mofa para rato. Y el caso es que los pedos y los eructos son, ni más ni menos que ventilar el cuerpo para sanearlo, igual que lo hacemos con nuestra casa cuando abrimos las ventanas: lo primero son expulsiones de ventosidad que se expelen por el ano, vamos que salen por el culo, por el mismo lugar que la mierda (luego hablaremos de la caca), y lo segundo es un conjunto de reacciones gaseosas que se forman en el estómago y salen por la boca, es decir, que un eructo nos hace adivinar lo que hemos comido durante la última hora... No es cuestión de ser asqueroso, ridículo o divertido según quien lo haga, es que tod@s lo hacemos y es una cuestión de imperiosa necesidad de la naturaleza, ¿por qué entonces tanto "asquerosillo"?
Imagen relacionadaComo venía adelantando antes, otra de las cosas que nos frena a nivel social es el hecho de hacer caca. Es tan serio y tan importante el tema de cagar que influye hasta en el estado en el que se encuentra una relación amorosa y la confianza entre la pareja. Yo puedo haber estado tres meses (es un decir) aguantando y apretando el culo sin ir al baño en lo que viene a ser los comienzos con mi pareja, porque "da mucho corte cagar en su baño", es algo muy íntimo, ¿Y si no le gusta cómo huele mi mierda? ¡Nos ha jodido! Luego,de repente, después del primer "clock" al hacer contacto el "tronquito" con el agua del inodoro (en serio, no sé por qué lo llaman inodoro al lugar donde se juntan todos los olores del mundo mundial), parece que una se desata y ya es todo confianza ciega, hasta el punto de cagar con la puerta abierta o gritar el típico "Cariiii, se ha acabado el papel, tráeme otro rollito...", mientras una espera con las rodillas juntitas y las braguitas a media pierna, en plan recatada, porque no se pierde el decoro. En fin, que volvemos a lo mismo, la caquita, o excremento, que suena más fino, es la materia compuesta de residuos de alimento que el organismo elimina por el ano tras haber hecho la digestión. Es lo que no vale, y como no vale, nuestro cuerpo lo tira, igual que nosotros sacamos la bolsa de basura todas las noches. Visto así no suena asqueroso, más bien, biológicamente necesario. Lo que no es biológicamente necesario, sin embargo, es pillarse un pedo de chupitos de jagger master después de haber cenado una pizza cuatro quesos, provocando horas después un vómito incontrolable con mezcla de alcohol y queso pasado, y sin embargo ahí siempre tienes a una amiga sujetándote la cabeza mientras lo sueltas en el váter de la discoteca y todo te da vueltas y luchas por mantener el equilibrio. A mí nadie me tiende la mano cuando estoy sentada en el trono con un molesto estreñimiento...
Por último, y ya termino, tampoco quiero herir sensibilidades, está el tema de las dolencias. Dicen que las almorranas se sufren en silencio... pero, ¿cómo que en silencio? ¿Por qué? ¿Acaso es un delito que una vena del ojete del culo se inflame, sea por lo que sea? Esas cosas pasan y más tratándose de un orificio que se utiliza todos los días y que se fuerza y esas cosas. Pero suena feo decir "¡Qué dolor!, Es que tengo almorranas". Sin embargo hay cosas que sí son asquerosas y evitables y se pueden padecer sin ningún pudor, un ejemplo que me viene ahora mismo es que si dices que te quedas en cama porque has cogido la mononucleosis, otros piensan "Ooohhh, la enfermedad del beso", cuando es algo bastante más asqueroso que lo romántico que pretenden que suene, la verdad.
Bueno, después de exponer mi indignación sobre el punto de vista social de pedos, eructos y visitas al wc, creo que ya me he despachado bastante y voy a hacerme la cena, porque además, no me da asco hablar de estas cosas y luego irme a comer, no es incompatible ni está socialmente restringido. 

martes, 6 de febrero de 2018

Mutilación de género

El tema de la mutilación genital femenina fue uno de los primeros que traté en este blog, tal vez de una manera impersonal y poco apasionada, a pesar de la indignación que ya me producía, pero el novatismo también se puede reflejar a la hora de escribir un hecho, más cuando se trata de dar una opinión en un espacio que aún no está bien definido. Sin embargo los hechos son los hechos, y aunque faltara pasión en esas líneas posteadas, los datos estaban contrastados y verificados: el número de niñas que son sometidas a la mutilación genital en todo el mundo cada año, cuantas mueren, cuantas viven pero con los estragos de esa bárbara "operación", el "copia y pega" del testimonio de la famosa top-model somalí, Waris Dirie, que sufrió en sus carnes esa barbarie y que, a pesar de ello, pudo escapar de esa sociedad retrógrada y labrarse un futuro muy diferente al de otras.
Imagen relacionada
El caso es que información a nivel mundial no falta para nada, las redes sociales nos aportan recordatorios reivindicativos de todo esto, precisamente hoy, que es el "Día mundial de..." en este caso, en contra de Mutilación Genital Femenina; a un solo click podemos acceder a imágenes en vivo de niñas sufriendo en plena práctica de mutilación, agarradas por sus propias madres y abuelas; los políticos se encargan de denunciar todo esto a golpe de micrófono en sus estrados, Naciones Unidas o la O.M.S. recogen datos estadísticos para ponernos al tanto de la situación a nivel cuantitativo. En fin, que aquí todo el mundo está en contra pero nadie hace nada, como con muchas otras cosas que ocurren a diario en diferentes partes del mundo.  
Lo llaman "rito de iniciación a la edad adulta", a algo que se trata de cortar los labios y coserlos con hilo de cuero para "proteger" e insensibilizar la zona genital, así se puede asegurar que una niña llegue virgen hasta el matrimonio y, si sale viva de todo esto, una vez casada no tenga la posibilidad de sentir ningún tipo de estímulo en esa zona, no vaya a ser que le guste... 
Todo esto está claro que forma parte del folclore, las tradiciones y las creencias en Somalia y países centro africanos en general, se escudan en el Islam para darle a la ablación un sentido y una "sólida" defensa, cuando no deja de ser otra cosa que violencia de género pura y dura. Pero no es ni más ni menos que otro gesto de inseguridad de estas sociedades patriarcales ante la posibilidad de que una mujer pueda encontrar un modo de expresar lo que siente, gestos que han estado toda la vida cohibiendo a las mujeres: ahora son las sociedades islamistas pero mucho antes era la religión católica, bueno, corrijo, los hombres que controlan estas religiones. Porque el problema no es la creencia en sí sino cómo interpreta la mente humana esa creencia, adaptándola y utilizándola a su antojo para someter a otros. Y aún pensando todos así, al menos todos los que formamos parte de la sociedad occidental, con sus gobiernos poderosos, sus diplomáticos, su ejército y todo lo que alardeamos poseer, una vez más digo: nadie hace nada por evitar estas conductas que claramente van en contra de los derechos humanos fundamentales. A veces llego a pensar que a la propia sociedad occidental no le conviene cambiar esto, que son los resquicios que todavía quedan para recordarles diariamente a las mujeres empoderadas que una vez, en su mundo, las anteriores a ellas también fueron así: mujeres sumisas y silenciosas  que se conformaban y accedían a sufrir y a llevar una existencia que únicamente se limitaba a ver cómo ellos disfrutaban de ser personas, sin compartir ningún tipo de placer. A lo mejor me voy a un extremo muy radical pensando esto pero, ¿entonces, qué explicación le puedo dar al inmovilismo mundial?
La naturaleza nos ha dotado de ojos para ver, nariz para oler, oídos para escuchar, piernas para caminar, pulmones para respirar... quien no goza de cualquiera de estos órganos o los disfruta a medias, en teoría debería ser por motivos que nada tengan que ver con la acción humana. Lo mismo ocurre con los órganos genitales, además de tener un uso reproductivo, están para proporcionarnos placer, y con el placer solo se juega si es para provocarlo, jamás para eliminarlo.

domingo, 28 de enero de 2018

Prometo no olvidarlo nunca

Hacía bastante que quería escribir sobre esto y al mismo tiempo me costaba mucho, porque supone recordar cosas que duelen y momentos de la vida de una en los que se toca fondo, pero en fin, siempre he pensado que si estas cosas se trataran con más naturalidad, si se hablaran abiertamente tal vez, que no tiene por qué ser así, se vivirían y se superarían de forma distinta.
Resultado de imagen de aborto naturalUn aborto siempre es doloroso, incluso si se opta a él, imaginad si es algo impuesto por la naturaleza o las circunstancias de la vida. Ya no solo es que sea una gran pérdida, sino que ocurre en un momento hormonal que tampoco es el habitual y todo lo que pueda ocurrir a nuestro alrededor lo enfrentamos de una forma distinta. Cuando a mí me ocurrió estaba casi de 12 semanas (3 meses), el umbral , dicen, del peligro: “si lo pasas, hay menos riesgos de que pierdas al bebé”, lo había oído cientos de veces, así que visto lo visto, me dije, “Bueno, pues vamos a decirlo ya”, y parece que al hacer partícipes del acontecimiento a  más personas la alegría, los “enhorabuenas” y todas esas felicitaciones que se dan cuando lo compartes, te generan un subidón  de felicidad que ya  tenías pero  que parece que se materializa y hace que se vuelva más real y la cosita que está creciendo dentro de ti y la posibilidad de tenerla contigo en unos meses. Ese refuerzo y convencimiento de que lo que viene es de  verdad, igual que multiplica las alegrías, también lo hace con la pena, el sentimiento de vacío y la impotencia cuando una pequeña mancha roja lo marca todo.
A la pérdida hay muchas cosas que se suman para que la situación se vuelva más pesadilla: como he dicho, los desajustes hormonales que ya lleva el cuerpo que ya de por sí influyen en todo, los cambios que puedan haberse dado recientemente a nivel personal, laboral, etc, los conflictos que se pueda haber tenido con alguien, las diferentes presiones… Ufff, todo lo que pueda suceder a tu alrededor  cuenta. Por ejemplo, el hecho de que cuando me hacen pasar a la consulta para explorarme y, sin duda alguna, darme la mala noticia, no me dejen hacerlo con mi pareja y me lleve ese jarro de agua helada sola, tumbada en una camilla y ante completos desconocidos; los protocolos médicos son los protocolos, vale, pero deberían tener en cuenta los sentimientos de las personas. Después papeleos médicos e ingreso hospitalario, extracciones de sangre, asignación de habitación y a esperar que la medicación haga su efecto o prepararse para un legrado, todo ante un limbo emocional y una incomprensión totales. Yo por suerte no tuve que estar más de dos días en el  hospital, pero esos días se me hicieron eternos y solo deseaba poder llegar a mi casa y estar sola, superándolo con mi marido, sin que nadie me moleste y como mucho , recibir de vez en cuando un poco de consuelo de mi madre. Que mi marido se desviviera por mí, se encargara de quitar de mi vista todas las cosas que me pudieran recordar a mi bebé perdido, el álbum de fotos, las revistas de la matrona, las fotos de la eco o que se encargara de avisar a las personas para que se atuvieran a lo ocurrido y respetaran ese momento, teniendo en cuenta que él estaba pasando por la misma pena que yo, fue el acto de amor más bonito que sin duda he recibido por su parte. En ese momento no fui capaz de agradecérselo porque durante unas semanas me mantuve en una actitud de letargo y desconexión de todos y de todo que, podían ponerse a bailar la jota con todo el alboroto del mundo delante de mí que yo era incapaz, o más bien, me importaba una mierda enterarme de lo que estuviera ocurriendo.
El resto del tiempo lo pasé consultando internet, buscando respuestas de por qué me había pasado esto, qué habría fallado, cuántas posibilidades había de que pudiera suceder… en realidad, según pone en internet y según los propios médicos, un aborto, sobre todo si se trata del primer embarazo, es mucho más común de lo que pensamos, le ocurre a muchas chicas. Pero entonces, ¿dónde están esas 3 de cada 10 embarazadas? ¿Por qué nunca he oído ni conocido a nadie que le haya pasado? Siendo tan común, a más de una persona de mi entorno debería haberle sucedido.
Imagen relacionada Así que decidí hablar abiertamente sobre ello y a partir de ahí comencé a levantar piedras y encontrar esos abortos silenciosos: al abrirme yo pude conocer de casos de personas que les había ocurrido o que tenían algún familiar que le había pasado, el problema es que parece que sea un tema prohibido de hablar, tal vez porque muchas piensen que eres menos mujer si te ocurre o porque es vergonzoso o que  este tipo de dolor hay que guardarlo dentro, pero yo pienso que no, creo que el hecho de compartir ayuda a otras mujeres a comprender y suavizar ese dolor. De hecho, el testimonio más revelador y reconfortante lo encontré en una chica que lo había compartido en un foro de internet, explicando todo por lo que había pasado y cómo le había hecho sentir, fue una forma de empatizar muy indirecta pero eficaz.
El resto lo hizo la paz: me fui a mi pueblo a estar tranquila y a poner las ideas en orden, poco a poco fui cogiendo fuerzas y volví a sentir que era la mujer supuestamente fuerte que era antes de toda esta mierda, me bajó la regla y con ello se regularizó el ciclo menstrual y eso creo que puso fin a una fase biológica, devolvió la identidad a mi cuerpo e influyó para empezar a abrir otro ciclo personal además de físico. Siempre hay dudas de qué pudo ocurrir, tuve miedo de volver a intentar quedarme embarazada porque no quería volver a pasar por lo que había pasado y no sabía si mi cuerpo “desechaba” lo que gestaba. Pero según el análisis necrológico de los restos  de mi bebé perdido, que por cierto, paradojas de la vida, me los hicieron saber el mismo día en que tendría que haber salido de cuentas en ese primer embarazo: el 16 de enero de 2018, el problema había estado en que la placenta no se había agarrado bien, que muchas veces pasa, eso dicen.
¿Qué el miedo sigue estando? Pues claro que sí, a día de hoy estoy embarazada otra vez, de casi 18 semanas, he pasado ya el umbral maldito de los 3 meses, estoy a punto de hacerme la ECO 20, la de las garantías, y aún así sigo acojonada porque cualquier anomalía, cualquier sensación extraña, cualquier sensación rara es un motivo para escaparme a urgencias para que los médicos se cercioren de que todo está bien. Por suerte, las ginecólogas de urgencias son ángeles con bata, y siempre me dicen que, ante cualquier duda vaya  en seguida donde ellas, que para eso están. Y tiene razón, para eso están, aunque se agradece ver que después de trabajar turnos intensivos te sigan tratando tan bien.

En fin, lo malo ya pasó pero aunque parece que fue poco tiempo, que no da tiempo a encariñarse con lo que va a venir, que se supone que todavía ni siente ni padece, debo decir que jamás pensé que se pudiera añorar tanto a alguien que aún no había llegado a conocer. Tal vez porque en realidad ya existía, porque era un pedacito de mí que había estado viviendo dentro de mi cuerpo, llegué a quererlo más de lo que me pensaba, la pérdida fue horrible y el dolor inesperado. Ahora hay otra ilusión en camino, mucho más palpable y físicamente más cerca, pero con respecto al otro bebé que perdí, prometo no olvidarlo nunca y a las mujeres que pasan por esto, las animo a que no se callen, que compartan y saquen toda su rabia y su pena sin ningún miedo, porque eso ayuda muchísimo a otras que se encuentran en la misma situación y es la mejor terapia para una misma.

domingo, 14 de enero de 2018

Los micrófonos de Hollywood ponen voz al feminismo

"Time's Up" ("Se acabó el tiempo") fue la frase que marcó la edición 2018 de la ceremonia de entrega de los Golden Globes, el discurso de Oprah Winfrey, quien recibió el premio Cecil B. DeMille, se hizo viral prácticamente en cuestión de minutos. Se trataba de aprovechar esos instantes en el escenario para, no solo agradecer y dedicar el galardón sino con la intención de hacer un llamado para lograr un cambio en favor de las mujeres, desde las que forman parte de la industria del entretenimiento hasta las que trabajan en los campos agrícolas y las salas de juntas.

Resultado de imagen de golden gloves mujeres negroLas palabras de la conocidísima presentadora y empresaria afroamericana no fueron las únicas que sonaron en una gala en la que todas ellas y muchos de ellos vestían de negro absoluto apoyando su causa, en ese micrófono esa noche: Natalie Portman, Nicole Kidman, Laura Dern, Debra Messing, Elisabeth Moss y unas cuantas más aprovecharon sus minutos de micro abierto para lanzar un mensaje que concienciara a todo el mundo sobre la desigualdad de salarios que existe, desempeñando las mismas funciones, entre hombres y mujeres, aunque esto viene de antes:
El primer día del año, la actriz Reese Witherspoon publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que solicitaba firmas para ayudar a exigir poner fin al abuso, el acoso, la marginación y la falta de representación de las mujeres en todas las industrias. Era la puesta en marcha del objetivo de la iniciativa "Time's Up": Luchar contra la desigualdad sistémica y la injusticia en los puestos de trabajo, y trabajar para mejorar las leyes, los acuerdos de empleo y las políticas corporativas. "Time's Up" vino acompañada de una carta que firmaron Salma Hayek, Meryl Streep, Cate Blanchet, Natalie Portman, Julianne Moore, America Ferrera, Jennifer Lawrence, Halle Berry, Keira Knightley, Nicole Kidman, Penelope Cruz, Reese Witherspoon, Scarlett Johansson, Susan Sarandon, Uma Thurman y muchas otras actrices, productoras, escritoras, feministas, abogadas, agentes y ejecutivas. Y la carta se materializó el pasado domingo, cuando las presentadoras y ganadoras de la ceremonia de los Golden Globes no sólo se vistieron de negro sino que a cada una que tenían el micrófono enfrente alzaban la voz y pedían a más mujeres en puestos de poder y liderazgo, igualdad de salarios, beneficios, oportunidades y representación.
La verdad es que ésta no es la primera (ni será la última) ocasión en la que un rostro conocido utiliza las cámaras u otros medios, aprovechando su fama y la ocasión, para lanzar un mensaje, una queja o un manifiesto de este tipo. Recordemos que, en los Oscar de 2015, tras recoger su premio, Patricia Arquette ofreció un discurso reivindicativo denunciando la desigualdad salarial en la industria del cine, señalando directamente a Hollywood aunque iba mucho más alla en la sociedad en general, que levantó muchísima expectación, la actriz exigió que la igualdad en la industria del cine más allá del papel.
Resultado de imagen de patricia arquette discurso
Jennifer Lawrence también ha denunciado públicamente que la brecha salarial en Hollywood es abismal: The Hollywood Reporter  publicó la diferencia de sueldo del intérprete mejor pagado entre junio de 2013 y junio de 2014 Robert Downey Jr. (ganó 55,7 millones de euros) y su homóloga femenina, Jennifer Lawrence (ganó 30,7), un poquito más de la mitad. Suena frívolo al comparar esas grandes cantidades de dinero (cualquiera se daría un canto en los dientes si ganara al año la mitad que esta chica), pero es como decir que mi compañero, realizando las mismas funciones que yo en nuestro puesto de trabajo ganara 1.200 euros y yo, siendo mujer, unos 662 euros, ahí pica mucho más, ¿eh? Pues eso, que aquí o todos moros o todos cristianos.
Imagen relacionada
Jessica Chastain aprovechó su cargo de jurado en el Festival de Cannes para mostrar su disconformidad ante la escasa presencia de mujeres directoras y papeles femeninos fuertes y profundos.


Hombres, también actores, apoyan la causa de sus compañeras en este tipo de eventos. Ryan Gossling, en los Golden Gloves del año pasado, aprovechó para dedicar su premio a su mujer, la también actriz Eva Mendes, valorando leque, mientras ella se dedicaba a criar a su hija y esperando a su segundo bebé, él pudo vivir la experiencia de rodar La La Land y estar en esos momentos recogiendo su galardón.
Kate Winslet ofreció un maravilloso discurso en los BAFTA, recordó cómo su profesor de interpretación le aconsejó en su momento que mejor se conformara con papeles de chica gorda, inspirando “a cualquier chica joven que haya sido ninguneada por un profesor, amigo o incluso sus padres es que no haga ni caso. Eso es lo que hice yo. Seguid creyendo en vosotras mismas”y concluyendo con que “la vida es demasiado corta para ponerse a dieta”. De esta forma, intenta defender un ideal de belleza diferente al que imponen en Hollywood.

Lupita Nyong'o también se manifestó en contra de los cánones de belleza impuestos en la industria del cine en un inspirador discurso sobre la belleza femenina en los premios Black Woman Hollywood.

Resultado de imagen de madonna feminista

Madonna fue nombrada el año pasado Mujer del Año por la revista Billboard, un galardón que utilizó como una oportunidad para denunciar las desigualdades que se ha encontrado a lo largo de su carrera. "¿Qué puedo decir acerca de ser una mujer? No hay reglas, es cierto, pero solo si eres un chico. Si eres una chica, tienes que jugar al juego. ¿Qué juego? El que dicta que puedes ser bella, adorable y sexy. Pero no inteligente". La cantante concluyó  diciendo a quienes le tachan de “polémica” que leda igual, a la mierda, se considera un tipo diferente de feminista o una mala feminista.

Resultado de imagen de little big liesLo cierto es que, muchas de las actrices que he mencionado ahora mismo han sido actrices que trabajaban íntegramente en películas de grandes directores y súper producciones impresionantes, prácticamente a película por año, pero por  algún motivo que todas sabemos (la edad, el envejecer), muchas de ellas que ya rondan la cuarentena y se acercan a la cincuentena ya hace tiempo que no son llamadas para rodar una película, no interesan, no tienen papeles para ese perfil. Por suerte, las series de televisión están en auge, y a muchas de estas mujeres (grandiosas estrellas antaño) las volvemos a ver interpretando papeles muy interesantes en series de TV, más accesibles al público. Pero seguramente George Clooney o Brad Pitt jamás tengan ese problema.

Resultado de imagen de oprah winfrey¿Son las actrices de Hollywood un nuevo recurso para el feminismo? ¿Son mejores feministas que otras feministas? Para nada, son mujeres, como todas nosotras, que tienen la suerte de colocarse un micrófono delante suya y llegar a millones de personas y utilizan su fama para lanzar su mensaje, cada una hace su lucha en función de sus posibilidades. Las actrices de Hollywood no son falsas feministas por tener más facilidad de difundir su palabra ni son más frívolas o menos auténticas por hacerlo vistiendo un traje con escote y lentejuelas. Son una cara más que representa a la mujer y me alegro que muchas de ellas utilicen su influencia para lanzar su mensaje.


martes, 9 de enero de 2018

Una voz más

La mía solamente es una voz más entre todas las que se han expresado y lo siguen haciendo, pero es necesario que no dejemos de hablar ni de recordar lo que ocurre. Todavía se me revuelven las tripas cuando pienso en cómo ha terminado 2017. Era algo que, por desgracia, muchas imaginábamos que tenía una elevada posibilidad de desenlace macabro. Sí, lamentablemente el destino de Diana Quer  ha sido el de, por desgracia, muchas otras: Marta del Castillo, Rocío Waninnkhof, Sonia Carabantes, las niñas de Alcásser… 
Imagen relacionada
Pero si hay algo que tenían en común todas estas chicas era que lucharon por su vida y por la integridad de su cuerpo, murieron  luchando; como dice la madre de Diana en su carta de despedida pública hacia su hija  “Dios te escogió como una de sus mejores guerreras para la batalla más dura. Muchas seguirán viviendo gracias a ti, hay un antes y un después de tu existencia”. No se quedó quieta, peleó y estoy segura de que, a pesar de saber que todo terminaba para ella, peleó para dejar pistas y huellas en su cuerpo para que su muerte no fuera en vano y ofreciera respuestas de lo que realmente ocurrió, para que la rata asquerosa que le hizo todo eso, a pesar de ocultar y mentir no tuviese posibilidades de seguir burlándose de todas nosotras. Y gracias a otros valientes, la chica de Boiro que se resistió a ser introducida en el maletero del coche de “El Chicle” y las dos personas que presenciaron lo que estaba ocurriendo y no optaron por mirar hacia otro lado, se ha logrado que ese energúmeno no vuelva a hacer más daño a otras chicas, solo que para ello alguien ha tenido que pagar un precio muy caro: Diana con su vida. Por eso su madre dice que hay un antes y un después de ella: Diana Quer  no va a salir más de fiesta con sus amigas, no se enamorará, no tendrá hijos, no se levantará por las mañanas para ir a trabajar, no volverá a reír ni a llorar, nada; pero después de todo esto, otras chicas que podrían haber corrido su misma suerte sí lo harán y eso es lo que tal vez consuele a la gente que la quiere.
Por desgracia, en este país no siempre ha sido todo muestras de apoyo. Los medios de comunicación han estado jugando con las informaciones: que si Diana era anoréxica y tal vez sufría desequilibrios, que si una chiquillada y en realidad solo se había fugado para llamar la atención, que si salía de fiesta demasiado, que si los padres no se llevaban bien, que si la madre se mostraba muy fría a pesar de haber desaparecido su hija… en fin, una cantidad de barbaridades que servían de entretenimiento para la gente que le gustaba tragarse toda esa basura, mientras el cuerpo de esa chica esperaba, sumergido bajo el agua de una poza, a ser descubierto. Hay que ver cómo somos y las mujeres, siento decirlo, las peores, cuando deberíamos darnos cuenta de que, en lugar de hacer suposiciones sin fundamento y murmurar hacia todas las direcciones, tenemos que apoyarnos, no conformarnos y buscar una verdadera respuesta.  Porque de momento, bonitas, el panorama es el siguiente: si luchas para que no abusen de ti, te matan y si no pones resistencia para procurar conservar tu vida, te cuestionan como víctima (y eso que se lo digan a la víctima de la Manada). 
No es fácil ser mujer en una sociedad en la que todavía tenemos que buscar un modo de ir acompañadas de noche por la calle, por si acaso, o en la que te ponen a parir y justifican que “la que enseña se lo está buscando” si te da por ponerte para la noche de Fin de Año un mono con transparencias, pero lo complicaríamos menos si todas nosotras pusiéramos de nuestra parte y cuestionáramos menos la forma de vivir cada una su femineidad y si NADIE obviara o se hiciera el loco, mirando hacia otra dirección, como si no fuera con él/ella, mientras en plena calle un troglodita veja, maltrata o abusa de una mujer (independientemente de si es o no su pareja, ¿vale?).
Imagen relacionada
No digo que todo el mundo sea cruel y despiadado, por suerte hay mucha gente buena, pero si todos y todas fuésemos más humanos, tal vez, corrijo, estoy segura de que muchas de las barbaridades que escuchamos en las noticias o leemos en los periódicos no llegarían a ver la luz; muchas no acabarían siendo otra Diana Quer en las esquelas.
Y con todo esto no eximo ni relativizo la culpa al autor directo de un crimen machista, pero está claro que tod@s debemos pensar qué papel jugamos y cuál es el que deberíamos realmente ejercer en este asunto.

Espero que la muerte de Diana Quer sea un punto de inflexión, que el 2018 que empieza sea el inicio de algo sorprendente que pueda llegar a cambiar la visión actual de la mujer.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Jornada de reflexión antes de la Navidad

La verdad es que esta Noche Buena y Navidad han pillado un poco raras, que no por ello es malo, es simplemente distinto. No es acabar de trabajar y esa misma noche o justo al día siguiente ¡PUFF! Atracón de comida, dulces y villancicos. El hecho de tener este sabadete tranquilo de por medio, a menos que alguna se encuentre pasando la resaca del 10 si ayer salió a celebrar la típica cenita de empresa (y me sé de alguna que lo está pasando muy pero que muy, muy mal y en esta ocasión no soy yo), da pie a pensar y plantearse qué esperamos de estas Navidades, no solo de las fechas señaladas, 
todos sabemos lo que significa: reuniones, familia, risas, recuerdos, amigos, fiesta, alegría, melancolía..., sino también de los merecidísimos días libres que podamos disfrutar.
Resultado de imagen de love actually
...y tú para mí también.

Hay gente que piensa "Días libres, mmmm... a ver qué hago", pues yo lo sé, me quedo con las tardes de café calentito con sofá y manta mientras me trago maratones de películas de rollo navideño, sería capaz de ver Love Actually tres veces seguidas; es que la escena del villancico en el radio CD, mientras Andrew Lincoln le declara su amor a Keira Knightley solo con los mensajitos en cartulinas no tiene precio. 

¿Y qué más? Pues creo que es un buen momento para mirarse a una misma en el espejo y darse cuenta de que hace falta un poco de automimos, yo sin ir más lejos, acabo de arreglarme las uñas, que ya daban pena, pero el pelazo se merece un buen cortey mejoras y esas ojeras y cara de reventada una buena mascarilla y unas horitas extra de sueño. Y qué mejor ocasión para llenar la bañera y pegarse uno de esos baños al estilo Pretty Woman, con espuma a gusto de cada cual, eso resucita a cualquiera.
Imagen relacionada
uuhh, ¡qué subidón!
Comidas de amigas con las que hace tiempo que no te ves, fuera de lo que suelen ser las reuniones de amigo invisible o cosas por el estilo, es decir, dedicar un ratito a personas con las que ponerse al día y recordar anécdotas rodeadas del ambiente de Navidad de las calles, restaurantes y tiendas. Yo tengo alguna pendiente y con fecha asignada desde hace semanas. Me encantan esos encuentros navideños.
Resultado de imagen de escaparate desayuno con diamantes
Mirar escaparates a lo Audrey Hepburn
Quiero pasearme también por mis tiendas favoritas, no para comprar e ir cargada de bolsas como una burra, sino con la tranquilidad de saber que solamente voy a mirar, porque si eso ya compraré en las rebajas. Eso de entrar  Guess y que la dependienta me diga "¿Necesitas que te ayude?" y yo "No, solo quiero mirar" y además de verdad. UFF, qué gozada.

Y puede que para muchas sea un suplicio, pero ya que yo no cocino ni un plato para Noche Buena, Navidad, Reyes y demás días, creo que
 mañana me pondré mi armadura para cocinar mis interminables bandejas de cupcakes (que solo los hago una vez al año, o eso me recuerda siempre mi marido). Voy a dejar la cocina cubierta por una
Imagen relacionada
A mí no me salen así ni de coña
 gruesa capa de harina, me cagaré en todo porque, como siempre, el puto glaseado me quedará con tropezones, pero me da igual porque el resto del invento me quedará súper mono y requete bonito y yo la mar de contenta y orgullosa de poder llevar una bandeja de algo hecho por mí a la comida. La familia me dirá lo buenas que están las magdalenas aunque sea mentira, con tal de no herir mis sentimientos se las comerán todas, hasta mi abuela que tiene azúcar me hará ese honor, y yo contenta de ver cómo jalan.

Nunca me he hecho la foto oficial junto al árbol con mi gata y mi marido, voy a ver si este año los convenzo y si sale bien, al que viene la repetiremos, nosotros con jersey con motivos navideños y la gata con unos cuernos de reno o gorrito de Papá Noel, lo que se deje poner.
Resultado de imagen de bridget y mark jersey navidad
Había pensado en jerseis como estos...
Porque todo lo demás sabemos cómo es pero a veces hay que pararse a pensar de otras pequeñas cosas que podemos hacer en estos días. Mirad en un momento las que se me han ocurrido a mí, nunca me había parado a pensar en esas cosas que hago o que quiero hacer fuera de los días VIP, creo que me voy a tomar muy en serio esto...
Feliz Navidad a tod@s l@s espontáne@s que me leen y a los que no también, que tengo el espíritu navideño muy subidito este año. ¡Nos vemos el año que viene!

jueves, 14 de diciembre de 2017

Creando pequeñas frívolas

Imagen relacionadaA los comienzos de mi andadura en este blog, recuerdo que uno de los primeros posts que publiqué fue uno dedicado a los concursos de belleza en general: las rivalidades entre mujeres, las operaciones estéticas a las que se someten muchas de ellas para alcanzar una falsa perfección, lo que ocurre después, cuando pasan de ser el foco de atención a simples juguetes rotos y también hablé un poco por encima del fomento de los concursos de belleza desde la más tierna infancia. Era un tema bastante amplio y con muchas caras. Ahora, después de todo lo que se ha hablado durante las últimas semanas, sacando de nuevo a relucir los efectos negativos que tienen en las niñas los concursos de belleza infantiles, he pensado que es un buen momento para destripar el tema.
Siempre me ha dado muchísimo repelús cuando he visto en revistas o en noticias de TV a esas pequeñas niñas maquilladas como puertas, desfilando y contoneándose intentando imitar a una modelo de Victoria's Secret, es como si se intentara vestir a una muñeca Barriguita con un modelito de baño de la Barbie: 
Resultado de imagen de concursos de belleza infantil
brilli brilli y lentejuelas por los cuatro costados. En serio, no sé en qué están pensando esos padres y madres cuando disfrazan a su hija de cinco o seis años de esa forma tan ridícula, a esas edades estas niñas deberían estar llenándose las orejas de arena del parque, haciéndose rozaduras en las rodillas de jugar al pilla-pilla, comer sándwiches de Nocilla en la fiesta de cumpleaños de algún amiguito, disfrazándose de verdad en Halloween o en un festival del cole... no sé, esas cosas que hacen los niños y niñas normales. Sin embargo, a estas pequeñas aspirantes a Miss Universo las meten desde muy pequeñitas en un continuo ir y venir de desfiles, maquillajes, pestañas postizas, vestidos y bikinis de adultas en tamaño reducido, taconazos y refuerzos incesantes de que si no eres bella, no eres nada. A estas pequeñas Claudia Schiffer de medio metro, si les das un balón, un cuento infantil o una muñeca de trapo, te miran de arriba a abajo pensando "Estás fatal", porque prefieren mil veces un pintalabios, un espejo de cristal o un vestido largo de plumas y terciopelo. Por no hablar de todo el negocio de dinero que se mueve tras ellas...

Imagen relacionadaHace bastantes años, este peculiar mundo de hobbits en traje de baño y tacón se vio en el punto de mira con el asesinato de JonBenett Ramsay, una niña preciosa que era conocida por haberse presentado e todos los concursos de belleza habidos y por haber; estaba expuesta a tantos ojos, tenía tantos admiradores... su muerte sigue siendo un misterio. Ahora, los certámenes de belleza infantil vuelven a plantear debates debido a una serie de barbaridades que han salido a la luz:  una niña de ocho años y participante asidua de concursos de belleza, es adicta al botox por que su madre la sometía cada tres meses a inyecciones en la frente, alrededor de los ojos y labios según explicaba "por su bien", además de realizarle depilaciones preventivas (dime tú qué pelo se le puede arrancar a una cría de esa edad); Britney, la niña en cuestión, terminó por obsesionarse por su aspecto, revisando su rostro cada noche por si se encontraba alguna arruga (whaaat???, explicando el subidón de autoestima que le producía pasearse por una piscina con sus piernecitas depiladas y piensa que estas prácticas son súper importantes para llegar a ser una top model, su gran ambición, por no mencionar las cosas más importantes de su vida: Lady GaGa y los tatuajes. A la madre de la mini-Barbie le han quitado su custodia, pero esa chiquilla va a necesitar  terapia psicológica por mucho tiempo, porque ha perdido unos años de infancia que no va a volver a recuperar y cogido unos hábitos frívolos y superficiales que van a costar mucho de quitar.
Resultado de imagen de concursos de belleza infantil
Otra barbaridad de este mundillo es otra niña que, en los certámenes de belleza en los que participa, usa implantes de pecho y culo para simular un cuerpo de mujer tipo Marilyn Monroe. Otra niña que va a acabar con problemas mentales y, probablemente, con una adicción a la cirugía estética, porque desde bien pequeñita ya se le está pidiendo que luzca y viva en un cuerpo que no es el suyo y que no tiene por qué serlo: nadie le garantiza a esta niña que cuando su cuerpo se desarrolle vaya a tener unos pechos redondeados de talla 95 o un trasero firme y curvilíneo como los de sus implantes.
Resultado de imagen de concursos de belleza infantil
Creo que esta obsesión que tienen algunos padres por querer que su niña sea la más hermosa y que todo el mundo sea conocedor de ello es ya de por sí una enfermedad descontrolada, unos deseos de egocentrismo malparado de madres  que les hacen proyectar sus propias ilusiones y sueños frustrados en sus hijas, un "como yo no pude hacerlo, que lo haga ella por mí"; como los padres que también se obsesionan por que sus hijos sean pichichis de una puñetera liguilla infantil, metiéndoles en la cabeza que van a ser el próximo Cistiano Ronaldo. 
Imagen relacionadaLa niñez ya no es un lugar seguro para "esconderse" mientras esperamos a hacernos adultos. Para muchas niñas ya no tiene gracia calzarse a escondidas los tacones de mamá para caminar por el pasillo o quitarle un pintalabios para ponérselo delante de su espejo y luego borrárselo en seguida, ¿para qué? Si ya lo tienen para su uso y disfrute ante miles de ojos que no sabemos las intenciones que tienen. Tanta ley para proteger la imagen del menor y su difusión en internet, si luego hay padres que lucen a sus pequeños monstruos de frivolidad sobre un gran escenario con pasarela.
En fin, el mundo se vuelve loco y parece que lo único puro e inocente que nos quedaba, la infancia, también se la están cargando.
Se ha producido un error en este gadget.